Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

La venganza era mía, pero ya no. Estoy en contra de la pena de muerte.

Magdaleno Leno Rose-Avila  |  Issue: Agosto 2021
Magadaleno Leno Rose-Avila
Magdaleno Leno Rose-Avila

Al crecer, me enseñaron que debemos castigar a quienes cometen delitos y hacer que paguen a veces incluso con la vida.

Ojo por ojo, diente por diente …

La venganza era nuestra para tener y, sin embargo, nunca obtuvimos la nuestra cuando los blancos cometieron un crimen contra nosotros, los latinos. Sin embargo, al mismo tiempo, la así llamada justicia fue rápida y dura cuando se trataba de que la comunidad blanca juzgara, acusara y castigara a una persona de color.

Crecí en las calles donde “si lastimas a mi gente, lastimaremos a la tuya”. “Justicia entre latinos”. A veces se puede causar lesiones graves o la muerte. Fui víctima y victimario de demasiadas acciones violentas por parte de una pandilla o grupo. Hay un subidón suprarrenal durante estos conflictos. Y se cree que se gano algo, pero en realidad se ha perdido algo o quizás todo.

Helen Prejean y Leno Rose-Avila
Helen Prejean y Leno Rose-Avila

Cuando tenía 21 años, decidí que no pelearía más con latinos. Mis compañeros latinos no eran los que me llamaban nombres racistas, me engañaban con mi salario o me rociaban con pesticidas.

Más tarde, cuando me uní al United Farmworkers Union (UFWU), aprendí de César Chávez, Dolores Huerta y filipinos como Pete Velasco que la no violencia debería ser mi forma de vida. Y esto incluía no solo proteger a los demás, sino también el medio ambiente y hacer frente a la pena de muerte.

En el proceso, aprendí sobre el racismo y la economía del sistema judicial y cómo se aplicaba en particular contra los negros, y también contra otras personas de color y los blancos muy pobres. La historia nos dice que podemos rastrear la pena de muerte desde la esclavitud hasta la 13ª enmienda, los linchamientos de Jim Crow y la supresión y destrucción de comunidades de color. Por no mencionar las personas inocentes que fueron ejecutadas. Además, más de 170 condenados a muerte fueron luego declarados inocentes. Muchos de ellos amigos.

Magdaleno Leno Rose-Avila en el evento de Ayuno y Vigilia para Abolir la Pena de Muerte.
Magdaleno Leno Rose-Avila en el evento de Ayuno y Vigilia para Abolir la Pena de Muerte.

Los fiscales han construido su reputación basándose en la muerte de hombres y mujeres, afirmando que traerían un cierre a las familias de las víctimas. No hay cierre, aun si pudieras torturar y matar a la persona sospechosa cien veces. La pérdida y el dolor se entierran profundamente y resurgen a menudo a menos que logres paz en tu vida y logres perdonar al perpetrador.

Magdaleno y su sobrino.
Magdaleno y su sobrino.

Si bien los sobrevivientes de muchas víctimas quieren la pena de muerte, pero también hay un coro creciente de familias de víctimas que piden el fin de la pena de muerte, incluidas las familias de Martin Luther King y los Kennedy.

Somos un país inteligente y debemos entender que hay una mejor manera de proteger a la sociedad que matar a algunos de nuestros ciudadanos vulnerables. Piense en esto, no hay gente rica en el corredor de la muerte.

Hay una razón para mantener a algunos encerrados, algunos en hospitales psiquiátricos para recibir tratamiento, pero no es necesario imponer una pena como la muerte.

Si un gobierno no puede manejar sus baches, seguramente no debería decidir quién vive y quién muere.

Todos los años hay un ayuno y vigilia del 29 de junio al 2 de julio antes del fin de semana del 4 de julio en la Corte Suprema de los Estados Unidos para pedir el fin de la pena de muerte. Este año estuve allí nuevamente para alzar mi voz y orar en nombre de los derechos humanos.

Si algún día me matan, espero que nadie sea ejecutado en mi nombre.

Al mismo tiempo, no sé cuál sería mi reacción si alguien muy cercano a mí fuera asesinado. No sé qué pasaría con la poca cordura que me queda. Rezo para que la sociedad me proteja de mí mismo. Que mi comunidad me abrace y nunca me suelte  hasta que pueda manejar el dolor y la pérdida. Tengo miedo de las emociones y la violencia interior. Necesito que la sociedad nos proteja a todos.

Desde que me volví no violento, aprendí que el amor y el perdón son medicinas fuertes que todos debemos tomar más de una vez. Y aprendí que no hay lugar para la venganza.

Puedes detener el odio y la venganza si usas el amor como tu camino hacia la redención.

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo