Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

El sentimiento anti-Trump le da a Biden la presidencia

Margarito Díaz  |  Issue: Noviembre | Deciembre 2020
Vote 2020 graphic

Las elecciones generales del 3 de noviembre, como lo fueron en 2008, 2016 y 2018, son una verificación de la realidad para Estados Unidos. Nos dice que los trabajadores en todo Estados Unidos están sufriendo y el sistema capitalista se niega a ayudarlos. Ellos están atravesando un período de ansiedad, desesperación, incertidumbre y una profunda división.

Ansiedad, ya que viven cheque de paga tras cheque de paga en peligro de caer en la pobreza. Desesperados porque sus seres queridos se enferman o mueren a causa de la pandemia. Miedo de enfermarse por el virus y terminar en un hospital sin cobertura de seguro médico, trabajo, ganancias o ahorros.

Economy President-Elect Biden will inherit

En las elecciones presidenciales de 2020, los trabajadores inseguros de su situación económica, se dividieron entre demócratas y republicanos. Un total de 78 millones de personas votaron por Biden, seis millones más de votos que Trump. Todas las malas acciones de la administración Trump durante los últimos cuatro años energizaron el sentimiento anti-Trump y ayudó a Biden.

En Arizona, Nevada, Pensilvania, Minnesota, Wisconsin y Michigan, los trabajadores cambiaron sus estados de rojo a azul. En el Medio Oeste, la eliminación de trabajos de alta remuneración en la industria manufacturera y la introducción y conversión de empleos a baja remuneración causó descontento y resentimiento contra la clase política.

En elecciones presidenciales anteriores, los trabajadores cambiaron los estados del medio oeste de demócratas a republicanos y ahora a demócratas. Tanto en esta elección como en elecciones pasadas, los trabajadores que luchan por pagar la vivienda, la comida y la atención médica han sido clave cuando es tiempo de votar.

Los latinos enfurecidos por la retórica anti-latina de Trump ayudaron a convertir Nevada, Arizona, Georgia y Pensilvania a azul o sea votar por Biden. Los nativos americanos enojados por el hecho de que el gobierno los haya abandonado al coronavirus también ayudaron a cambiar Nevada, Arizona y Wisconsin a azul.

La pregunta ahora es si Biden y los demócratas cumplir sus promesas de un salario digno, regulaciones para proteger el medio ambiente, reforma migratoria, justicia racial y atención médica? Hay que notar que el impulso dentro del partido es que los demócratas se vuelvan más moderados y gobiernen desde el centro-derecha y se ocupen principalmente de las necesidades de los ricos.

A medida que avanzamos hacia los próximos ciclos electorales, ¿podrán sobrevivir el sistema bipartidista y el proceso de elección del presidente a través del Colegio Electoral? En este ciclo electoral, los demócratas apenas pudieron unir una coalición. No hay duda de que el sistema bipartidista se está derrumbando.

El movimiento progresista en los Estados Unidos puede dar origen a un partido organizado en torno a las necesidades y deseos de los trabajadores que pueden despertar sus corazones y mentes.

El sistema capitalista estadounidense está muriendo. Mientras esto sucede, los trabajadores continuarán luchando para proporcionar comida, refugio y ropa a sus familias. En las urnas, los piquetes y las calles es donde los trabajadores estadounidenses continuarán luchando por su futuro.

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo