Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

Cuando bendecimos a los “Homies”

Misael Juárez  |  Issue: Julio 2020

La bendición es el antídoto contra las maldiciones.

Algunos pandilleros, como la mayoría de las personas de la clase trabajadora, tienen la intención de llegar a fin de mes. Sin embargo, bajo esta economía capitalista, la riqueza y las oportunidades no llegan a los barrios de pandillas. Debido a la negligencia de los jóvenes por el sistema, los “homies” se encuentran en una situación en la que deben sobrevivir y competir en situaciones de vida o muerte.

Pero incluso algunos amigos sueñan de un mundo mejor para organizarse por la paz en las calles. Solo se necesita la bendición de oportunidades para activar la psique de un homie para hacer un buen trabajo.

Las pandillas son presionadas por la pobreza circundante y las desigualdades económicas para unirse como gases que se consolidan en una estrella. Una constelación de pandillas está ahora en el mapa y, a veces, en lugar de ir junto con las disputas territoriales, piden una tregua entre pandillas.

Las padillas saben que el sistema está dañado y han aprendido a aceptar la vida como fatal y arriesgada para ser económicamente viable.  Las pandillas son una prueba que los Juegos Del Hambre ya existen, mientras que los gobernantes de Estados Unidos le dan la espalda a estos jóvenes, algunos homies han demostrado su potencial con las oportunidades adecuadas.

Si bien el sistema maldice el dinero que hacen las pandillas como ilegal, algunos miembros de las pandillas están usando este dinero para ayudar a sus familias y amigos a llegar a fin de mes.  Incluso pagan impuestos como los inmigrantes indocumentados y algunos hacen el esfuerzo para ayudar a los niños del vecindario sin cobertura médica.  Los medios gastan mucha energía para mostrar a las pandillas  como malvadas para ocultar el hecho de que algunos de los homies son fuertes  y sólidos para responder a la injusticia económica al organizarse para vivir con dignidad.

La guerra callejera puede verse como un microcosmos de un sistema capitalista que busca demostrar superioridad militar en todo el mundo, pero cuando un amigo consciente observa la riqueza del país, sabe que se necesitó algún tipo de violencia para alcanzar esa riqueza. A medida que el sistema utiliza los medios de comunicación para culpar a las pandillas callejeras de inseguridades, de alguna manera el sistema termina atacando incluso a los jóvenes pobres al despojarlos de oportunidades. Es una contradicción, pero una táctica para desviar la atención de las élites corporativas que viven lujosas y glutinosas mientras los niños mueren de hambre y se ven obligados a unirse en pandillas para intentar sobrevivir.

Según el sistema actual, muchos jóvenes están condenados a vivir en condiciones que los empujan a tomar decisiones para unirse a las pandillas. El sistema se ha olvidado de bendecir a estos jóvenes con oportunidades. Mi mundo de vida de gángster se convirtió en servicio comunitario debido a una bendición que recibí de mis propios amigos homies.

La pobreza, la violencia y las desigualdades están maldiciendo a los jóvenes para que vivan de manera patológica, pero si como comunidad podemos bendecir a nuestros jóvenes para que hagan un buen trabajo, transformaríamos el mundo por muchas generaciones. Un mundo mejor es posible cuando tenemos la intención de servir a los jóvenes con bendiciones en lugar de negligencia.

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo