Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

¡Justicia para George Floyd! ¡Policías asesinos a la cárcel!

Ted Quant  |  Issue:

Estaba ocurriendo un arresto rutinario y abusivo de una mujer afroamericana por el Departamento de Policía de Los Ángeles, un hecho tan omnipresente como el calor del verano. Se suponía que nada debía pasar. El abuso policial estaba siempre presente, era tan normalizado que apenas la gente se daba cuenta. Ese día de verano de 1965, en la comunidad de Watts, California, el lema característico de KGFJ radio DJ Montague, Burn Baby Burn, sonó en las radios de toda la comunidad.

Pero ese día, la norma se rompió para siempre. Watts se levantó y sacudió al mundo. Los soldados que se dirigían a Vietnam fueron devueltos y desplegados para enfrentar la ira de una comunidad maltratada durante mucho tiempo pero que ya no estaba dispuesta a doblar la rodilla. Burn Baby Burn se convirtió en un grito de batalla, una parte de la historia revolucionaria. Ho Chi Minh le envió las gracias a la gente de Watts por mantener a los soldados estadounidenses ocupados en su comunidad durante semanas.

Veintisiete años más tarde, el 29 de abril de 1992, un jurado blanco absolvió a los agentes de policía que el mundo entero vio cómo golpeaban a Rodney King, un hombre afroamericano desarmado, rodeado de policías, que lo golpeaban con pistolas y macanas mientras gritaba impotente y se retorcía de dolor. Pero el jurado estuvo de acuerdo con la defensa que describió a los policías brutales como “la estrecha línea azul entre usted y la jungla.” La apelación racista anuló el testimonio de sus ojos.

Los Ángeles explotó en violencia, incendios y saqueo. Mi hermano George salió al motín en la avenida Crenshaw, cerca de donde vivía. Vio a una anciana, una abuela, una señora de la iglesia, empujando una canasta llena de artículos saqueados. La miró como diciendo: “¿Y tú también?” La anciana lo miró, vio su rostro crítico y dijo: “No soy culpable. No eres culpable. Nadie es culpable si ellos no son culpables. ”

Hoy, 28 años después, una vez más somos testigos del asesinato de George Floyd en Minneapolis. Todos somos testigos de otro hombre afroamericano desarmado, esposado en el suelo con un cruel policía racista arrodillado en su cuello mientras jadeaba por su último aliento y moría. Una vez más, la comunidad se ha levantado y salido a las calles en protesta, no solo en Minneapolis sino en ciudades de todo el país.

Nada en ningún video antes de este incidente puede justificar este asesinato a sangre fría. Y el hecho de que otros agentes no intervinieron en prevenir este asesinato al mantenerse quietos al margen observando y no intervenir demuestra que no hay apoyo para la intervención policial entre compañeros contra la brutalidad en el departamento. La pasividad de los transeúntes de la policía demuestra que este abuso es rutinario. Pero la cámara de video ha expuesto su rutina a nuestros ojos horrorizados, los ojos de los seres humanos normales.

Lo que sucederá después es que el hombre asesinado será culpado por el comportamiento de los policías y la defensa de la “delgada línea azul contra la jungla” se usará una vez más para salirse con la suya. Una vez más, se nos dirá que no creas en lo que viste, cree en nuestras mentiras. El jurado de Rodney King demostró que la vida de este hombre afroamericano se consideraba tan inútil que podían negar la verdad que vieron con sus propios ojos, por la mentira que se les dice.

No se trata solo de estos policías asesinos, esto expone todo el sistema asesino que apoya a la policía para evadir culpa del asesinato.

Pero ahora debemos volver a protestar, organizarnos y salir a la calle para exigir justicia para George Floyd. Debemos exigir que los asesinos sean arrestados y condenados. Hemos visto la verdad con nuestros propios ojos. Esa es la verdad. El resto son mentiras.

También debemos exigir la supervisión comunitaria que requiere que la policía se haga responsable ante la gente y no a la defensa de la brutalidad del “escudo azul”. Esto significa que no solo el oficial que cometió el delito debe ser acusado, sino que también todos los oficiales que no intervinieron para detener o prevenir el abuso.

¡Policías asesinos a la cárcel! ¡Justicia para George Floyd!

Ted Quant tiene una larga historia como activista contra la brutalidad policial, la pena de muerte y por programas para jóvenes del centro de Nuevo Orleans. Antes y después de Katrina, abogó por la vivienda y los derechos de los pobres de Nuevo Orleans.

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo