Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

Relato de un testigo: ‘Los migrantes hablan sobre las atrocidades de las que huyen en Mexico’

Jennifer Harbury  |  Issue: Mayo | Junio 2020
migrant volunteer feeding other migrants

Mujer migrante cocina para los cientos de migrantes que vivían en tiendas de campaña mientras esperaban ser procesadas para migrar a los Estados Unidos. Tijuana, B.C., México. Diciembre de 2019.
FOTO: MARGARITO DIAZ

 

REYNOSA, Tamaulipas, México – Los refugios en Reynosa comenzaron a llenarse una vez más en diciembre, justo cuando llegó el frío. Gracias a Church World Services, pudimos llevarles muchas cobijas. La gente nueva venía de África, Haití y América Central en su mayor parte.

El gran cambio ha sido un aumento brusco y agudo de los mexicanos que llegan de los estados mexicanos de Tabasco, Guerrero y Michoacán. Siempre ha habido solicitantes de asilo de esa región, que ha sido duramente afectada por las guerras de los carteles por años. Pero la violencia ha explotado desde noviembre pasado.

La gente me mostró fotografías de ellos mismos con moretones negros y azules de pies a cabeza, y con caras maltratadas.

Una foto mostraba a tres hombres siendo llevados con las manos atadas a la espalda y enganchados a la persona detrás de ellos. Otra foto mostraba un gran hoyo con  extremidades y cabezas cortadas.

En muchas áreas, las escuelas han cerrado debido al secuestro de niños. Hay muchos informes de niños asesinados para castigar a sus padres por desobediencia a las pandillas o para venderlos por sus órganos. Se han recibido informes de los cuerpos de varios niños encontrados con sus torsos vaciados.

Los preadolescentes también están siendo tomados por trata o reclutamiento forzoso.

Algunas familias informaron haber sido expulsadas de sus hogares a punta de pistola, pasaron por casas y vehículos incendiados y cadáveres en el suelo. Les dijeron que sus tierras habían sido confiscadas.

Muchos de ellos han huido para evitar verse obligados a trabajar con cualquiera de los carteles, pero si regresan, podrían ser castigados por huir. Estas personas han estado llegando totalmente conmocionadas.

También lo son las personas que llegan de Camerún al oeste de África, la mayoría de las cuales habían huido de las masacres de las aldeas y no tienen idea de dónde están sus familias.

El gobierno mexicano dejó de enviar asistencia al refugio, dejando al pastor para tratar con una población creciente, sin fondos para alimentos y sin escuela.

Las “Angry Tías” han intervenido y estamos proporcionando fondos durante al menos un mes completo. No hay maestros.  Al menos el equipo de Médicos Sin Fronteras sigue ahí. El coronavirus no es de ayuda. Los refugios podrían cerrarse en cualquier momento.

Estuve allí por última vez el 16 de marzo y ahora estoy refugiándome con estadía en el hogar. Estoy dispuesta a seguir cruzando si eso está permitido y justificado, y luego aislarme de nuevo en Estados Unidos. Pero me temo que el puente también se cerrará pronto.

Mientras tanto, los programas de Revisión Rápida de Solicitudes de Asilo (PACR) y Proceso de Revisión de Asilo Humanitario (HARP) y el estado de nación segura de Guatemala han resultado mortales.

Todos estuvimos gustosos con el nuevo caso de la corte federal de apelaciones del Noveno Circuito, declarando que el programa MPP es ilegal. Pero la orden judicial se suspendió de inmediato mientras el caso pasaba a la Corte Suprema.

Entonces, las personas permanecen atrapadas en Tamaulipas, el área más peligroso, justo después de la decisión del Noveno Circuito.

Y ahora el coronavirus encerrará a las personas en el norte de México de una manera aún peor. La gente está aterrorizada de estar en cuarentena en el refugio, que sería muy similar a la experiencia del crucero Princess. Entonces, se están mudando a apartamentos inseguros fuera de los muros.

Angry Tías mantendrá los refugios bien abastecidos y con sistemas de comunicaciones decentes. Por ahora, el virus no se ha extendido mucho al norte de México, pero lo hará. A medida que cambien las necesidades médicas, veremos cómo mejor ayudar.

 

Jennifer Harbury, abogada y defensora de los derechos humanos

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo