Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

La militarización fronteriza se extiende a las comunidades del interior

Pedro Rios  |  Issue: Mayo | Junio 2020
ICE arrest of migrant

La fuerza policíaca de la Unidad Táctica de la Patrulla Fronteriza (BORTAC por sus siglas en inglés) es enviada a asistir a ICE en las ciudades santuario.
FOTO: U.S. Customs and Border Protection (CBP)

 

El presidente Trump quiere intensificar su guerra contra los gobiernos locales y estatales que impiden que los agentes de la ley de inmigración aterroricen a los migrantes y sus familias, y esta vez, planea enviar agentes de la Patrulla Fronteriza al estilo SWAT para atacar ciudades “santuario”. Este movimiento político drástico es peligroso porque normaliza la militarización para las operaciones de aplicación de la ley de inmigración.

El New York Times informó sobre la intención de la Administración Trump de aumentar las redadas de inmigración enviando al equipo de élite de fuerzas especiales de la Patrulla Fronteriza para ayudar al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Este es el último esfuerzo de Trump para intimidar a las ciudades cuyas políticas buscan poner fin a la colaboración perjudicial entre las fuerzas del orden locales y las autoridades federales de inmigración que causan separación y trauma a las familias trabajadoras. La fuerza policial de la Unidad Táctica de la Patrulla Fronteriza (BORTAC), que se ha desplegado previamente en zonas de guerra en Irak y Afganistán, aumentará la probabilidad de violencia y militarizará las operaciones de aplicación de la inmigración que ya están bajo un intenso escrutinio.

Cien agentes de BORTAC se han desplegado en ciudades selectas de “santuario”: Chicago, Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Houston, Boston, Nueva Orleans, Detroit y Newark, Nueva Jersey. Esta noticia sigue a la respuesta del Secretario Interino del Departamento de Seguridad Nacional, Chad Wolf, al Discurso del Estado de la Unión del Presidente Trump, dirigiendo una amenaza velada a los formuladores de políticas que proponen leyes que limitan la colaboración de las fuerzas del orden locales con ICE: “Si no protegerás a tu gente, lo haremos. El DHS pronto anunciará medidas para contrarrestar las peligrosas leyes estatales y locales que prohíben la coordinación con los agentes de la ley del DHS “.

La declaración de Wolf adopta la narrativa falsa y racista de Trump de que las jurisdicciones con las llamadas políticas de santuario son menos seguras y donde los migrantes son propensos a comportamientos violentos. De hecho, Trump firmó una orden ejecutiva durante su primera semana en el cargo tratando de retener los fondos federales a los municipios que su Administración identifica como un refugio para los inmigrantes indocumentados utilizando el argumento de que esas ciudades engendran delitos. Un estudio realizado en 2017 por el politólogo de UCSD, Tom Wong, es la última investigación que desacredita las falsedades de Trump, demostrando que las ciudades santuario tenían tasas de criminalidad significativamente más bajas y disfrutaban de economías más fuertes.

La óptica sirve bien a Trump a medida que la temporada electoral avanza a las elecciones de noviembre. Agentes totalmente armados con certificación de francotirador y granadas de aturdimiento listas para usar, que apoyan a los agentes de ICE que operan al margen de la ley, cumplen la promesa equivocada de que Trump protege a los ciudadanos cuyos legisladores han abandonado en apoyo de los inmigrantes indocumentados.

La verdadera amenaza es desatar una fuerza de la Patrulla Fronteriza lista para el combate en las calles urbanas de la ciudad cuando hay pocas, si es que hay alguna, medidas de supervisión que responsabilicen a la Patrulla Fronteriza por maltrato o comportamiento abusivo.

Una fuerza policial militarizada opaca e inexplicable entrenada para la guerra que opera en centros urbanos representa un nuevo paradigma para las comunidades del interior. Mientras que en las tierras fronterizas, la cultura violenta de impunidad de la Patrulla Fronteriza ya está normalizada y ampliamente documentada, esta nueva propuesta crea una pendiente resbaladiza inaceptable que podría reconfigurar cómo se hace la aplicación de la inmigración, en detrimento de nuestras libertades civiles.

 

Pedro Ríos, Director del Programa Fronterizo de Estados Unidos / México del Comité de Servicio de Amigos Americanos.

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo