Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

EDITORIAL: La acusación del presidente Trump

de los editores  |  Issue: Enero 2020

Lo que está en juego es a quién sirve el gobierno. ¿Es a Wall Street y las corporaciones? ¿O a la humanidad?

 

Protesta contra encerrar a niños en jaulas

Protesta contra encerrar a niños en jaulas.
FOTO: TED QUANT

 

Es difícil repasar las noticias en estos días sin escuchar acerca de la destitución del president Donald Trump. Esto es aún más importante dado el hecho de que ocurre en el contexto de las elecciones presidenciales de noviembre de 2020.

Desde antes de las elecciones de Trump tuvimos inquietudes sobre su idoneidad para unir y liderar a Estados Unidos. Estas preocupaciones se volvieron aún más vociferantes después de su elección. A pesar de haber perdido por más de 2 millones de votos populares, se le entregó la presidencia a través de un artefacto de de la época de esclavitud en los Estados Unidos donde los votos del colegio electoral estatal anulan el voto popular [ver wikipedia en colegio electoral].

Casi de inmediato, Trump comenzó su implacable ataque contra las mujeres, las minorías, los inmigrantes, los trabajadores en general, los discapacitados, clamando por su muro fronterizo, poniendo a niños en jaulas y separando a las familias en la frontera. Sus palabras y acciones han promovido la violencia en Charlottesville, El Paso, Gilroy, entre otros lugares.

Inmediatamente instaló personas del gabinete que están desmantelando o privatizando programas de servicios sociales que han jurado proteger, como la educación, la vivienda, la protección del medio ambiente, etc. Atacó la atención médica al presionar para derogar la Ley de Atención Asequible que brinda atención médica a los pobres y la clase media.

Impulsó con éxito un proyecto de ley de impuestos que benefició abrumadoramente a los multimillonarios a nuestro cargo, a pesar de sus promesas de campaña para drenar el pantano y controlar a Wall Street.

Tras las investigaciones de Mueller, la decisión del presidente de la Cámara de Representantes de Pelosi de iniciar una investigación de juicio político, audiencias en el Congreso a sala cerrada y ahora audiencias abiertas de un juicio político, el alcance del proceso ha sido excesivamente limitado.

Se centró en chantajear al Presidente de Ucrania para obtener una ventaja personal, al retrasar la ayuda militar aprobada por el Congreso a cambio de informes de “suciedad”  acerca del hijo del candidato demócrata a la presidencia Joe Biden y sospechas de irregularidades en sus negocios en Ucrania.

Trump debe ser destituido por eso, pero también por su asalto a los derechos humanos y la dignidad y la democracia. Simplemente destituir a Trump en el Congreso, o tratar de debilitar su capacidad de elección para noviembre de 2020 no es suficiente.

Aunque con una mayoría demócrata, una decisión del Congreso de destituir es probable, el Senado dominado por los republicanos seguramente no lo aprobará. Mientras tanto, complaciendo a su base de apoyo por sus dificultades económicas al culpar a los inmigrantes, las personas sin techo y otros pobres, aún puede ser reelegido.

Lo que está en juego es la democracia en sí misma, y la antigüa visión de la América que puede ser, la que inspiró a los inmigrantes de América Latina y de todo el mundo. Estamos en crisis, y esto se muestra de varias maneras.

Hay una crisis constitucional en juego en Washington, con el sistema de controles y equilibrios de la rama ejecutiva, la rama judicial incluyendo el órgano cuasi-judicial de la Junta Nacional de Relaciones Laborales (National Labor Relations Board en inglés) y la rama del Congreso que no funciona.

Trump está funcionando como un dictador, instalando jueces de la Corte Suprema de su elección, como Kavanaugh, exigiendo lealtad incuestionable de parte del partido republicano y los funcionarios gubernamentales.

Aún existe una crisis en el Partido Demócrata, que se refleja en parte con el número sin precedente de candidatos en la campaña. Ya no hay término medio. Los demócratas corporativos están mostrando su lealtad a Wall Street al aceptar donaciones de campaña y atacar a Sanders y Warren, quienes defienden medidas para garantizar necesidades básica de millones.

Multimillonarios como Steyer y Bloomberg buscan comprar su camino a la presidencia financiando sus propias campañas como demócratas y no amenazando directamente a Wall Street.

Lo que está en juego es a quién sirve el gobierno. ¿Es Wall Street y las corporaciones? ¿O es la humanidad?

El mundo está mirando, no sólo México y América Latina. Así como la Revolución Americana y la Declaración de Independencia de 1776 inspiraron guerras de independencia en Haití, México y América Latina, hoy lo que suceda en las elecciones de noviembre de 2020 tendrá un profundo impacto.

¿Será una mayor intromisión y desestabilización al sur de la frontera, como el destitución de Evo Morales de Bolivia, la promoción del caos en Venezuela, la promoción del fascista Bonzonaro en Brasil, el chantaje de los presidentes mexicanos y guatemaltecos con aranceles más altos si no apoyan la represión de los migrantes centroamericanos?

Tenemos los medios para lograr la visión con la que nuestros antepasados soñaron. La abundancia jamás vista producida por nuevos medios de producción proporciona la base material para llevar esta visión a la realidad. Implicará sacar a los déspotas de su cargo y luchar para asegurarse de que la democracia se convierta en una realidad para todos.

Esto requiere pensamiento y acción independientes. De eso debería tratarse realmente la acusación y la destitución del presidente.

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo