Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

Un viaje imaginable hacia El Norte

Alejandro Rosel Arreola Gonzalez Corral – maestro de high school  |  Issue: Julio | Agosto 2019
migrants on the border

Alejandro es el segundo a la izquierda, con los migrantes en la frontera.
FOTO: MANUEL TORRES

 

Mientras camino por el puente, en el puerto de entrada en Progreso, Texas en el lado mexicano, escucho los comentarios de los turistas: “¿Por qué están aquí?”, “Pobre gente”, “Esta gente huele”, “Démosles un dólar”.

Me senté con algunos de los refugiados y compartí mis “taquitos”. “Gracias hermano por la obra de caridad, dios se lo pague con muchos más”. Veo a los niños, algunos de Honduras y otros de Cuba y El Salvador, cantando y sonriéndome.

Desde las profundidades de América del Sur hasta las islas del Caribe, caminan hacia la tierra prometida. Vienen en busca de oportunidades económicas solo para enfrentar el desprecio, el odio y, en muchos casos, la muerte.

 

demonstration against concentration camps

NEW ORLEANS: esta es una de las cientos de protestas que se organizaron en la primera semana de julio. Las demandas son: cerrar los campos de concentración y abolir el ICE. FOTO: TED QUANT

 

Cuando les pregunto sobre su viaje, escucho lo inimaginable. Rojel de Honduras me dijo cómo su esposa fue brutalmente violada y asesinada fuera de su casa mientras él estaba en el trabajo y su hijo de diez años en la escuela.

“Nos fuimos inmediatamente después de enterrar a mi esposa debido a las amenazas de muerte que siguieron”. Su viaje a la frontera le tomó a él ya a su hijo dos semanas. Han estado esperando durante dieciocho días para ser procesados.

Francisca, una madre soltera con su hijo de dos años, hizo su viaje desde El Salvador. Tiene 28 años y su viaje duró tres semanas. Llegó a Río Bravo, Tamaulipas con una amiga. Su amiga salió del autobús por error en Río Bravo y su error fue costoso, Francisca nunca la volvió a ver. Ella está convencida de que su amiga fue secuestrada.

Diez pies antes de llegar al emblema que divide a Estados Unidos y México, hay un banco del parque que Francisca llama hogar. Ella ha estado esperando durante dieciséis días para ser procesada.

Tomamos medidas para proporcionar provisiones básicas para 65 refugiados. Nuestro primer paso fue proporcionar agua diariamente. Con pocas donaciones, compramos refrigeradores de agua de cinco galones hechos de goma y los estacionamos en su campamento. Cada dos días los llenábamos de nuevo con hielo y agua. Nuestro compromiso inmediatamente llamó la atención y creó mucha energía. De hecho, cada tres días hemos estado proporcionando una pequeña comida.

Es hermoso ver cuántos donantes se han unido. Consideramos nuestra asistencia como una responsabilidad moral, pero más que eso, como alguien que se preocupa por la humanidad y busca la comprensión.

Muy joven, mi padre arraigó en mi lo cuán bendecidos somos. Pero de ninguna manera, por tener, sino por dar y servir. Estas palabras han sido la piedra angular de mi pensamiento.

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo