Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Share this page:

Taking a stand for refugee and and migrant rights

Rabbi Brant Rosen  |  Issue: February | March 2019

CHICAGO, IL – En diciembre viajé a la frontera (San Diego y Tijuana), donde tuve el honor de participar en “Love Knows No Borders” (El amor no conoce fronteras), una acción interreligiosa patrocinada por el American Friends Service Committee (AFSC) y copatrocinada por una miríada de organizaciones religiosas de todo el país. Más de 400 personas se reunieron asi tomando una posición moral contra el sistema de inmigración de nuestro país.

La acción estableció tres demandas ante el gobierno de los Estados Unidos: respetar el derecho humano de las personas a migrar, poner fin a la militarización de las comunidades fronterizas y poner fin a la detención y deportación de inmigrantes.

A medida que nos acercábamos, pudimos ver una maraña de alambre de concertina de púas tendido a lo largo frente del muro. Detrás del alambre había una falange de patrullas fronterizas fuertemente armadas. Cuando llegamos al borde de alambre, algunos miembros del clero formaron un semicírculo y ofrecieron bendiciones a los migrantes.

Mientras se pronunciaban las oraciones en voz alta, los oficiales de la patrulla fronteriza usaron un megáfono para informarnos que estábamos invadiendo una propiedad federal y que necesitábamos mudarnos a la parte posterior del alambre.

Recité la bendición sacerdotal en hebreo e inglés (“Que Dios te bendiga y te guarde …”), haciendo mi mejor esfuerzo para articular la oración entre las voces de la patrulla fronteriza que gritaban órdenes.

Cuando nuestras bendiciones terminaron, regresamos al otro lado del alambre de púas y aquellos de nosotros en el frente formamos una línea directamente frente a los guardias.

Un oficial de la patrulla fronteriza nos dijo repetidamente que nos fuéramos, agregando que no quería violencia, una declaración irónica considerando que él y el resto de los oficiales de la patrulla fronteriza portaban equipo antidisturbios. empuñaban armas automáticas frente a nuestras caras.

Comenzamos a recitar cánticos de libertad y mantuvimos la línea, incluso cuando los oficiales de la patrulla fronteriza avanzaron un poco y comenzaron a empujarnos hacia atrás.

Finalmente, los manifestantes que no cedieron fueron detenidos, tirados al lado de la línea de la patrulla fronteriza y arrestados. La mayoría de los hombres fueron arrojados al suelo y sujetados con sus caras en la arena mientras sus manos estaban atadas con esposas de plástico

Finalmente, caí de rodillas y dos agentes de la patrulla fronteriza me agarraron y sujetaron y me llevaron a la fila de manifestantes arrestados.

Muchos notaron la ferocidad de la respuesta de la guardia de fronteras a nuestra manifestación de oración y no violencia. Muchos de nosotros, {obtuvimos}un mayor entendimiento de los efectos tóxicos de la militarización en nuestras comunidades fronterizas y un conocimiento más profundo y más convicción que nunca de que todos debemos luchar por una nación que reciba inmigrantes con los corazones y las puertas abiertas.

Durante nuestra acción, tuve el honor de poder ayudar a hacer brillar incluso una pequeña luz sobre las injusticias de un sistema que destruye a las familias, permite que los niños mueran bajo la custodia de ICE y, a sabiendas, envía a los seres humanos a los países para su muerte.

Lea una versión en ingles más larga de este artículo en
www.peoplestribune.org

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Please Download PDF Mail-In Donation Form