Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

Centros de detención de ICE: Todo el sistema es culpable

Gloria M. Sandoval  |  Issue: Febrero | Marzo 2019

 Los centros de detención de ICE son los actuales campos de concentración. Las corporaciones se benefician del sufrimiento humano.

 

Jakelin Caal Maquin

Jakelin Caal Maquin, 8 years old, dies in ICE detention center.

 

Felipe Gómez Alonso

Felipe Gómez Alonso de 8 años muere en centro de detención de ICE.

 

La inmigración se ha convertido en otra gran industria de hacer dinero en los Estados Unidos. Los llamados “centros de detención” se parecen más a los campos de concentración de inmigrantes que no han cometido ningún delito, aparte de no tener documentos.

Las familias, los niños y los adultos no saben cuánto tiempo permanecerán recluidos sin su libertad. Hubo una respuesta rápida al albergar a niños no acompañados o separados con la política de separación de familias de Trump. Se instalaron carpas de acampar, se usaron bases militares y un hasta WalMart.

La supervisión y la atención en estos centros de detención no es no como la que un miembro de familia hubiera proporcionado. Hubo muertes, especialmente de dos niños, Mariee Juarez una menor de 2 años. Luego en diciembre de 2018 años, Jakelin Caal Maquin de 7 y Felipe Alonzo-Gomez, 8, los dos murieron a pocas semanas del uno y del otro.

Los EE. UU. mantiene la infraestructura de detención de inmigrantes más grande del mundo, que para fines del año fiscal 2017 incluía más de 1,000 sitios de propiedad directa o bajo contrato con el gobierno federal, según el Centro Nacional de Justicia para la Inmigración. En 2017, GEO Group y CoreCivic obtuvieron en conjunto $ 985 millones de dólares de los contratos de ICE. GEO, una corporación privada en el mercado de valores, espera que los ingresos totales para todo el año 2018 sean de aproximadamente $ 2.3 mil millones.

Las empresas que proporcionan alimentos, atención médica, teléfono, transporte, infraestructura tecnológica, servicios financieros e inspecciones a estos sitios obtienen más ganancias. La financiación básica proviene de los impuestos públicos, es decir, de usted y de mí, incluidos los impuestos pagados por los trabajadores indocumentados.

Del dinero que ganan las corporaciones, el dinero se dona a funcionarios electos y funcionarios gubernamentales para presionarlos para que continúen financiando estos centros de detención. Las prisiones privadas fueron detenidas por el gobierno de Obama y reiniciadas por Trump. No hay supervisión ni responsabilidad, y se han documentado muchas quejas sin cambios importantes.

Se dice que Brownsville, Texas, tiene la instalación de cuidado de niños con licencia más grande (“campo de concentración”) en la nación para niños traídos a los Estados Unidos de manera ilegal. Parece más encarcelamiento que refugio temporal.

Los niños, una mezcla de los que cruzaron a los Estados Unidos sin compañía y los que fueron separados de sus padres bajo la nueva política de tolerancia cero del Fiscal General Jeff Sessions, pasan 22 horas por día durante la semana (21 horas los fines de semana) encerrados en un ex Walmart, cinco en habitaciones construidas para cuatro. Albergaba a casi 1,500 niños entre 10 y 17 años.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (bajo la Oficina de Reasentamiento de Refugiados) informó que albergó a aproximadamente 11,200 niños inmigrantes y está buscando otros lugares, incluyendo las bases de la Fuerza Aérea de EE. UU., para albergar el desbordamiento.

El gobierno paga miles de camas para familias de inmigrantes indocumentados, se ocupen o no. La instalación más grande de ICE en Dilley, Texas, puede albergar a 2,400 padres e hijos, pero en un momento dado tenía sólo un 63% de capacidad, con 886 camas vacías. El gobierno estaba obligado a pagar por las camas no ocupadas.

El contratista que operaba Dilley en Texas (se llama South Texas Family Residential Center) recibió una tarifa fija de $ 3.1 millones por mes para operar la instalación sin importar el número de residentes. Por lo tanto, el gobierno no ahorra dinero al reducir el número de familias procesadas en las instalaciones. Es importante tener en cuenta que ninguna otra agencia de enforzamiento de leyes está sujeta a un sistema nacional de cuotas para el encarcelamiento.

Finalmente, el Muro ha continuado convirtiéndose en la llamada terca de Trump para complacer a sus partidarios hasta el punto de hacer que 800,000 o más empleados federales no reciban pagos debido al cierre del gobierno. ¡Trump está buscando $ 5.7 mil millones para construir su muro! Los demócratas han prometido que los estadounideses no pagarán la factura del muro, pero no han detenido el uso de dinero público para financiar los centros de detención. Hay mucho más en la historia de esta nueva industria que está ganando miles de millones de dólares.  ¡Alto a los fondos para ICE!

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo