Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

Caravana de migrantes

Laura Garcia  |  Issue: Noviembre | Diciembre 2018

Abramos camino para los que  buscan asilo y refugio debido a las políticas de EE. UU.

 

La Bestia

‘La Bestia’: Miles de migrantes murieron o perdieron piernas o brazos al intentar subirse a la ‘Bestia’, el tren con ruta de Tapachula, Chiapas a la frontera norte de México.

 

Ellos vienen. Ellos tienen hambre. Están en harapos. Pero están decididos. Se dirigen a los portales del país imperialista, los Estados Unidos. Están pidiendo refugio del desastre que el capitalismo ha creado en sus países de origen.

Algunos dicen que la caravana de migrantes iniciada en El Salvador fue organizada y planeada y no algo espontáneo.

Estamos de acuerdo. ¿Pero a quién le importa? Si las personas tuvieran trabajo y no vivieran con miedo a la violencia, ya sea del ejército, la policía, las pandillas o los traficantes de drogas, no estarían caminando ahora mismo.

La narrativa común en la caravana de migrantes es que escucharon en la radio y / o Facebook que se estaba organizando una caravana para venir a los Estados Unidos. Habían estado pensando en venir por años. Pero no tenían el dinero para pagar al coyote.

Entonces, cuando se enteraron de la caravana, empacaron sus pocas pertenencias y se unieron a ella. Como grupo se sentían más seguros. Además, no tenían que pagar un coyote.

¿Por qué vienen inmigrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras?

Los tres países tienen historias de ser atacados, aunque no directamente invadidos, por el gobierno de los Estados Unidos. Los métodos utilizados contra cada país fueron sorprendentemente similares.

En 1980 en El Salvador, una dictadura militar estaba aplastando a las personas con violencia y pobreza, y el gobierno de los EE.UU. estaba financiando esta dictadura y apoyando a sus militares.

En Guatemala, en la primera mitad del siglo XX, la corporación estadounidense United Fruit Co. (ahora Chiquita Brands) tomó tierras y trabajó a los indígenas casi sin salario, instigados por el gobierno allí.

De 1944 a 1954, los guatemaltecos se levantaron y tomaron su gobierno mediante elecciones democráticas, aprobando una Ley de Reforma Agraria en 1952. En virtud de esa ley, en 1953, el gobierno guatemalteco incautó 234,000 acres no cultivados de United Fruit, que era el mayor propietario de tierras del país. .

Una invasión paramilitar de la CIA derrocó al presidente en 1954 e instaló un dictador militar.

Más recientemente, en junio de 2009, la democracia de Honduras fue aplastada cuando un golpe militar obligó al presidente Manuel Zelaya a exiliarse después de un aparente golpe militar.

Para suavizar el camino de la junta, el gobierno dominado por las corporaciones de los EE. UU. se negó a reconocer el cambio como un “golpe de estado”, lanzando su apoyo a los militares y previniendo las sanciones internacionales.

Los EE.UU. respaldaron las “guerras civiles” de los gobiernos militares de cada país. La peor masacre resultó en Guatemala, donde una guerra civil financiada por EE.UU. 1960-1995 causó la muerte de 200,000 personas, en su mayoría indígenas a manos de los militares.

En El Salvador, las fuerzas financiadas por los EE.UU. mataron a más de 70,000. El Salvador no sufrió una guerra civil plena financiada por EE.UU.. Sin embargo, en la década de 1980, los EE. UU. en Honduras apoyó a los Contras, combatiendo al gobierno nicaragüense.

Luego vinieron NAFTA y CAFTA, (por sus siglas en inglés), tratados de libre comercio entre los países Norte y Centro América. Estos tratados prostaron las economías domésticas al servicio de corporaciones extranjeras, principalmente de los EE.UU. Las fronteras se abrieron al libre paso de las corporaciones. Pero sellaron la frontera a los trabajadores internacionales.

Los integrantes de la caravana son la mano de obra superflua no necesitada en sus paises de origen. Ellas y ellos son trabajadores internacionales en busca de trabajo para alimentar a sus familias. Si nos preguntamos el porque de la caravana. La respuesta es debido a  la intervención y las políticas económicas de los EE. UU.

Nosotros, los trabajadores aquí en los EE.UU debemos luchar para mantener las puertas abiertas para nuestras hermanas y hermanos centroamericanos. Ni el número de tropas de los Estados Unidos, 2.992 desplegado antes ni los 5.200 más en su camino a la frontera de los EE. UU. / México disuadirán a los que huyen de la violencia, el terror y el hambre.

No detuvo a los solicitantes de asilo e inmigrantes antes que ellos: ingleses, irlandeses, alemanes, polacos, griegos, italianos …

Si no hay fronteras para las corporaciones, ¿Por qué debe haber para los trabajadores?

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo