Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

Que se espera para el año 2018

De los editores  |  Issue: Febrero | Marzo 2018

2017 fue un año de tremendos trastornos, con ataques interminables contra los derechos democráticos y la dignidad humana y la seguridad de las mujeres, los niños, los inmigrantes, los nativos americanos y los pobres en general.

Los ataques continúan sobre las acciones de ICE para deportar a los líderes del movimiento de inmigración. Las medidas de santuario en varios estados están bajo asalto. El estado de los destinatarios de DACA todavía está en peligro, ya que se utilizan como fichas de negociación para el muro fronterizo de Trump.

El 2017 fue un año de desastres naturales de una ferocidad sin precedente, alimentados por las políticas corporativas de nuestro gobierno, que sigue negando que el calentamiento global sea hecho por el hombre.

Cuando estamos bajo ataque, naturalmente, tenemos que defendernos. Sin embargo, también tenemos que dar un paso atrás cuando las circunstancias lo permitan, y ver por qué están ocurriendo estas cosas, el panorama más amplio, porque esto nos da una idea de cómo luchar más efectivamente y ganar.

El Proyecto de Reforma Tributaria fue apresurado por el Congreso con un debate mínimo por parte de republicanos o demócratas. A pesar de que el presidente Trump afirma lo contrario, está destruyendo cualquier apariencia de clase media que tenga Estados Unidos, y condena a un número cada vez mayor de estadounidenses a la miseria.

Esta ley favorece desvergonzadamente el 0.1 porciento, compuesto por multimillonarios corporativos, a expensas del resto de nosotros.

Las líneas de batalla están empezando a formarse. Muchos trabajadores están despertando al hecho de que están siendo atacados por un gobierno que se supone que los representa, pero en cambio está a la entera disposición de un puñado de multimillonarios.

Entre los que se ven obligados a luchar por si mismos y sus familias, son los estudiantes de DACA. Protestas y accisones por todo el país y en la capital de la nación marcan su condición.

Los tejanos están empezando a preguntarse, ¿Por qué hay tanta pobreza en medio de la riqueza? ¿Por qué se permiten las operaciones de fracking que usando el agua de riego para cultivar alimentos y además contamina la tierra y el agua? (Página 14)

Este verano en Chicago se celebrará una conferencias contra la pobreza, para hacer que la policía rinda cuentas, desafiar los crecientes costos de la vivienda y la falta de vivienda, y responsabilizar a los políticos.

Internacionalmente, los trabajadores están cooperando a través de las fronteras y desafiando los tratados norte y centro América de de libre comercio TLCAN y el CAFTA, tratados comerciales que perjudican a los trabajadores de ambos lados de la frontera.

Significativamente, mujeres desde actrices y productoras de Hollywood hasta trabajadoras agrícolas y de empaques están protestando acoso y abuso sexual a manos de hombres quienes históricamente han controlado las prácticas de contratación y promoción.

En el primer aniversario del presidente Trump se celebraron mega marchas, dirigidas por las mujeres quienes proclamaron oposición fuerte al ataque sin rendas en la mujer y las familias obreras.

El “elefante en la habitación” del que pocas personas hablan es la revolución de alta tecnología. La aceleración de la sustitución de la mano de obra por la automatización y lo robots.

Estamos entrando en un período de tiempo en el que todas las relaciones sociales se están volcando, incluyendo el género, la raza, la nacionalidad, las fronteras nacionales, la edad y las clases.

Es como si el mundo que conocemos se volcara al revés. ¡Realmente estamos en tiempos revolucionarios!

Sin embargo, la injusticia más cruel es la inanición y la privación en medio de la abundancia. El mundo que posibilita la nueva tecnología puede brindarnos un futuro próspero si se utiliza para satisfacer las necesidades humanas y no para enriquecer a los multimillonarios.

Está quedando claro que no debe haber desigualdad y explotación de ningún tipo en un mundo donde se produce más que suficiente para que todos puedan tener éxito y prosperar.

Es por eso que debemos comenzar a unirnos como una clase opuesta a los multimillonarios corporativos. ¡Hagamos que el gobierno nos sirva en lugar de a ellos! No es sólo justo; es una cuestión de supervivencia.

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo