Lo sentimos. Esta página sólo está disponible en el idioma que está viendo actualmente.

Sorry. This page is only available in the language you are currently viewing.

Cerrar | Close

Comparte esta página:

En Chicago: Un movimiento no un momento

Richard Monje  |  Issue: Abril | Mayo 2015
Jesus "Chuy" Garcia Campaign photo

FOTO: Campaña de Garcia Jesus “Chuy”

 

CHICAGO, IL – El 24 de febrero los trabajadores ganaron y el dinero perdió. Contra todo pronóstico, los trabajadores se mantuvieron firmes y forzaron una segunda vuelta en las elecciones para alcalde. Ni el respaldo del presidente Obama y Luis Gutiérrez y un tesoro de guerra de más de 15 millones ayudó a Rahm Emmanuel, a disuadir a la gente de votar por Jesús Chuy García, el candidato que en su opinión representa mejor sus intereses.

El 7 de abril habrá una vuelta de las elecciones para alcalde.

Chicago siempre ha sido una ciudad con dos historias. Una vez una ciudad próspera creadora de empleos, impulsada por la producción e industrialización  Chicago ha sido controlada por “la máquina” encabezada por la coalición Daley. Durante el proceso de reestructuración de la ciudad, nuevas formas de capital se movieron y consolidaron su poder político. Los trabajadores, con excepción de un pequeño sector, quedan excluidos de la nueva coalición encabezada actualmente por Rahm.

El desplazamiento expulsó a gente trabajadora fuera de barrios enteros y haciendo gran parte de la ciudad incosteable.  Al igual que en gran parte del país, los costos de funcionamiento de la ciudad se transfieren a la clase obrera mientras increíbles descuentos en los impuestos benefician al 1%.

La gente luchó para obtener beneficios de la coalición Daley, lucho contra la reurbanización, la pérdida de trabajos, la baja en el estándar de vida, descapitalización de los servicios y para una distribución más justa de los programas y acceso a la toma de decisiones políticas. La coalición de Harold Washington formada en la década de 1980 fue un valiente intento de consolidar un movimiento político. Muchas fuerzas económicas confabularon para obligar a una reestructuración del país y de la ciudad, conduciendo a la aparición de una nueva oposición y crear las condiciones para una coalición más amplia con el nuevo liderazgo

Rahm consolidó su coalición, inició un ataque a los maestros y las comunidades generando nuevos tipos de lucha y más fuerzas de resistencia y formando un contenido nuevo de clase. La obvia privatización de todo y la transferencia del costo del funcionamiento de la ciudad hacia los trabajadores construyen resistencia. El movimiento Occupy, el movimiento de los derechos de los inmigrantes, la lucha por el salario mínimo a $15, las luchas ambientales, la resistencia al ataque de la sindicalización y al nivel de vida de los trabajadores y las miles de luchas contra la “nueva máquina” aumento el resurgimiento y el potencial para un nuevo movimiento político

El oponerse o apoyar a una persona que te agrada no hace un movimiento, ni se puede consolidar en una fundación tan superficial. Jesús “Chuy” García representa una unidad temporal de fuerzas. Los expertos y la mayoría de los líderes “políticos” rechazaron la posibilidad de una segunda vuelta que involucrara a Rahm.

Asesores y expertos utilizan fórmulas para determinar a quién apoyar y controlar las elecciones; algunos elementos que se utilizan son: dinero, reconocimiento, incumbencia, represalia, base de apoyo y de intereses personales. Sin embargo, Chuy recibió 36%.  La gente de Chicago está pasando por un cambio, ha empezado a abandonar su táctica de luchar por derechos especiales a luchar por los intereses de la clase trabajadora.

“Los progresistas” y los revolucionarios deben luchar para el fortalecimiento del contenido nuevo de  clase que esta elección objetivamente representa, incluso aun cuando las fuerzas de Rahm y el 1 % se mueven rápidamente para influir en la campaña de García.

Hay que estar orgullosos por haber dado este primer paso. Se debe seguir participando y contribuyendo a este nuevo movimiento en Chicago. Hay que contribuir a la formación de una nueva forma de lucha de los trabajadores y de la política estadounidense.

¿Apoyamos el nuevo Chicago que Rahm quiere o apoyamos a un Chicago que se base en las demandas de los trabajadores y el futuro de nuestras comunidades? ¿Por cuál lucharemos…?

Deje Su Comentario | Leave a Comment

* Requerido | Required
- Su Correo Electrónico no sera publicado. | Your Email will not be published.

Haga clic aquí para obtener el Formulario de Donación para órdenes por correo